• 953100788
  • De lunes a domingo | Mañanas de 09:00 a 13:00 - Tardes de 17:00 a 20:00

STITCH

Y fuiste tú, tuviste que ser tú y ha sido una de las cosas más injustas que he visto pasar en esta vida.
Se me hunde el pecho, se me hace un nudo en la garganta y mi estómago se encoje cada vez que te recuerdo. Intento sonreír y evitar pensar en el dolor y solo en las cosas buenas que pasamos juntos, lo intento por tu papi, que sé que no le gusta verme llorar, pero cada vez que lo intento más me cuesta levantarme, me pesa el cuerpo.
Hoy me he levantado y he abrazado tu arnés de superhéroes contra mi pecho y he llorado hasta no poder más. He llorado porque la vida es muy injusta, porque eras muy noble, muy bueno y muy pequeño para marcharte. He llorado porque sé que ya no me seguirás por toda la casa como hacías antes de irte y ponerte más malito, sé que ya no escuchare tus ronquidos los cuales acabe acostumbrándome a oír, sé que no  rascarás más tus mofletes contra mi pierna que también era una forma tuya de decir "te quiero", sé que ya no pegaras tus ladridos cada vez que escuches un ruido raro, esos que nos hacían tanta gracia. Sé que ya no me pedirás que te suba encima mía para dormir calentito y tranquilo, que ya no te veré en las pinchitadas que haremos, que no veré tu lenguita, esa que me tenía tan enamorada.
Antes me brillaban los ojos de alegría al hablar de ti, al verte y ahora solo me brillan porque están nublados por las lágrimas. Ahora solo entro a una casa que para mi esta vacía sin ti.
Tu hermana de cuatro patas, April, aquélla a la que querías tanto no para de buscarte por la casa, en el coche…
Cuando camino con ella por el parque o por donde sea, pienso, que aunque invisible, sigues ahí, andando junto a nosotras, revolcándote en la hierba o en la tierra como un cerdito.
Hoy he entrado a esa tienda de animales donde te quería comprar una galleta casera gigante cuando te pusieras bueno, he visto tantas cosas con las cuales decía "esto se lo hubiera comprado a mi gordito". Anda que no te hubiera hecho ilusión y habrías venido corriendo en cuanto hubieras visto tantas chuches y juguetes…
Qué dolor más grande el que siento, muchos dirán que solo era un perro, pero era mi bebé chico, mi gordito… Y has acabado así… En un pequeño bote, convertido en polvo.
Mi estrellita, mi Stitch cuánto te echo de menos..
Hubiera preferido un millón de veces seguir levantándome cada 5 minutos en la noche a calmar tus miedos, a ayudarte en tus síncopes, hubiera preferido eso, el no dormir, a despertarme por las mañanas y no verte a mi lado en la cama, a asomarme cuando estabas en el suelo y no ver que me pusieras tu carilla de "mami ¿me subes que tengo frío? ", a no sentir como te pegabas más a mi cuando creías que me iba a levantar de la cama y dejarte solo.
Porque el sentimiento de protección y amor que tenía contigo Stitch era enorme, tanto que no me cabe en el pecho y verte tan indefenso, debilitándote más cada día.. No puedo, no podía seguir siendo egoísta…
Porque tú y yo teníamos un vínculo muy fuerte Stitch. Teníamos algo muy especial gordito…
No puedo borrar de mi cabeza tus últimos momentos, me vienen a la cabeza como si de una película rayada se tratase. Estabas tan asustado… Y yo intente relajarte dándote besos y caricias mientras poquito a poco dejaste de respirar en esa mesa fría. No pensé vivir este momento contigo y menos tan pronto chiquitín.
Me alegro de haberme podido despedir de ti. Y aunque ya no estés aquí te seguiré diciendo desde aquí al cielo lo mismo que te dije antes de que te llevará al veterinario. Eres mi luchador, un guerrero, eres lo más bonito del mundo, el mejor perro. Has luchado muchísimo, ya es hora dejarte descansar gordito. Lo siento por no haber podido haber hecho más. Te queremos mucho Stitch.
Y solo te pido mama, abuelo… Que lo recibáis allí en el cielo con los brazos abiertos y lo cuidéis y miméis tanto como hemos hecho Edu y yo.
Hasta siempre Stitch, nos vemos en el cielo pichitín.
Hoy brillas en el cielo, pero yo haré que sigas brillando en nuestras vidas

© 2020 Mascotas Fénix S.L.U.