KIKO

Mi querido Kiko, todavía no me creo que te hayas ido para siempre. Cuantas veces te regañaba por seguirme a todos lados y lo mucho que lo echo de menos ahora. No sabes la felicidad que has aportado a esta familia, cuanto amor incondicional nos has dado, como has cuidado de nosotros y que bonito ha sido ver crecer a los peques contigo. Jamás olvidaré nuestras primeras vacaciones, tus baños en la piscina hasta que salías amarillo y los ratos de juego con tus hermanos. Has sido un perro genial. Te has ido muy pronto, no te tocaba todavía y nos has dejado rotos de dolor pero estamos felices de haberte conocido y disfrutado. Estoy segura que algún día nos volveremos a encontrar y seguiremos disfrutando juntos. Te quiero y te querré siempre mi Kiko. Que seas muy feliz allá donde estés. Att: tu familia

© 2021 Mascotas Fénix S.L.U.