GALGUI - MAMI

Galgui gran Mami, esperamos que donde estés seas feliz. Cuando llegaste a casa hace algo más de seis años, sigilosa, desnutrida, medio moribunda, con múltiples heridas mal curadas por todo tu cuerpo y preñada, mendigando comida junto a tu compañero Blanqui, papá de tus hijitos, en los alrededores desde hace tiempo, para dormir en el felpudo de la entrada de nuestra casa en el porche, sabías muy bien el hogar que escogías para refugiarte,...

donde encontraste a tus buenos amigos y compañeros de ruta Tigre y Yacky, (quienes se marcharon muy ancianitos hace poco tiempo también y de seguro que te han esperado y acompañado en este trance tan triste) así como a nosotros cuatro. Nos enseñaste muchísimas cosas fiel amiga, sobre todo lo que es ser una buena madre, cuando cuidaste tanto a tus cachorros, cómo les curaste a dos de ellos, a Bandido y a Chiquitina los quistes de grasa de su garganta, apartándoles del resto de la camada para que no se contagiasen los demás de nada, lamiendoles sus cuellecitos hasta que se los quitaste, a pesar de lo que se quejaban los pobrecillos... ayudándonos a mantener sus camitas limpias de resto alguno, con una paciencia infinita con para todos tus cachorros cuando no te dejaban descansar cuando buscaban su leche sin cesar, jugando con todos ellos, dándoles infinito amor y ternura con cada lametón y gruñido para enseñarles lo que estaba bien o mal. Pudiste ver crecer a tus cachorros, algo que creemos que nunca pudiste disfrutar antes por las duras condiciones en que te tuvieron según las heridas de tu cuerpo,... tu comprensión hacia nosotros cuando les tuvimos que dar en adopción, sin lamento alguno, excepto a Bandido, uno de tus hijitos a quien enseñaste todas las triquiñuelas de caza mientras jugabas con el bajo el sol cálido en el porche, preparándole para defenderse en caso de necesidad, puesto que tuviste que pasar muchas miserias abandonada a tu suerte en la calle, gran amiga valiente y fuerte,...aunque bajo nuestra protección ya no hiciese falta, ya que no nos gusta la caza, solo compartir la vida con nuestras mascotas queridas,...

Volviste a resplandecer junto a todos nosotros, nos trajiste luz a casa, te pusiste hermosa, preciosa. Jamás te olvidaremos, echaremos en falta tu grandeza de alma, que ya quisieran muchos humanos tener...

Añoraremos esos achuchones con tu cabecita al reclamarnos caricias y mimos...y el ver el pienso desparramado por el suelo cuando pedías otro tipo de comida, como por ejemplo un buen pollo asado que tanto te gustaba, y que te mal acostumbró comer un buen vecino amigo, u otro tipo de guiso de casa,...je,je...

No te preocupes de tu hijo Bandido, que está precioso y es tan fuerte y valiente como tu, ni de tu amigo Pitufo, el peque de la casa, sabes que ambos están bien, aprendieron de ti muy bien lo de cantar al escuchar pasar al afilador con su melodía de armónica...menudo dúo!!!

No te olvides que te queremos muchísimo, que ha sido un gran regalo y placer compartir ruta contigo durante tus últimos seis años de vida, que te seguiremos queriendo haya donde te encuentres, descansa en paz mi niña, rodeada de todos tus seres queridos y ángeles de la guarda. Algún día nos volveremos a ver, corazón. Hasta luego Mamita.

© 2021 Mascotas Fénix S.L.U.