LUNA

Quería dedicar unas palabras a la que ha sido mi compañera durante casi media vida.
Con tan solo mis 8 años llegaste a mi vida para hacerme entender lo que es el amor de verdad, hacerme entender que las palabras sobran y que con solo una mirada o un movimiento de colita podías lograr convertir el peor día en algo maravilloso.
Tengo mil momentos que agradecerte, por haber cuidado de mí, de nuestra familia, por haber venido a darme un besito en mis días tristes, por estar ahí sin necesidad de pedirlo y sin esperar nada a cambio.
Compartir contigo estos casi 20 años es el mejor regalo que un día pudieron darme, gracias por tanto, deberías ser eterna y ojalá pudieras, pero hoy tengo que despedirme de tí con el peor sentimiento, es tan grande el dolor de dejarte ir que nunca podré expresarlo con palabras, solo podré echarte de menos, echar de menos tus pasitos en mi habitación, aún así la vida sin tí nunca habria sido igual, me enseñaste mucho y por eso te quiero tanto.
Descansa en paz mi pequeña, sigue siendo feliz donde quiera que estés porque estoy segura que algún día volveremos a abrazarnos.
Sigo teniendo la bonita sensación de que me acompañas, aunque la vida ya te haya llevado.

© 2020 Mascotas Fénix S.L.U.